sábado, 10 de diciembre de 2016

Cuidando mi cabello ¿o no?

¡Hola hola! En entradas anteriores he mencionado que mi cabello siempre ha estado muy maltratado desde que comencé a teñirlo (por ahí de los 13-14 años :S) y he luchado mucho contra su extrema resequedad... bueno, eso hasta hace unas semanas.

Desde hace ya un tiempo que he decidido comenzar a alimentarme más sano y dejar todos esos azucares (que tanto amo) entre muuuchas otras cosas dañinas más. Por esas fechas no dejaba de leer en Internet sobre el dichoso aceite de coco y sus beneficios, así que decidí comprar un frasco; estuve usándolo como mascarilla o simplemente de medios a puntas cuando yo creía que fuera necesario. Al mismo tiempo estuve utilizando una crema capilar para el cabello seco (que compré hace mucho tiempo pero por alguna razón dejé de usar) pueden leer mi reseña aquí.

Como mi cabello en verdad estaba maltratado y aún quedaba rastro de el tinte pelirrojo que tuve hace ya varios meses, decidí cortarlo. Al principio me arrepentí porque, bueno, ya conocen la historia, dices "Solo las puntas, por favor" y terminan dejándote sin un pelo jaja.
Pero eso no fue todo, mi objetivo era tener un cabello hermoso y fuerte... para después hacerle una decoloración xD así que decidí probar también el muy conocido shampoo de cebolla para ayudarlo a crecer, tan simple como agregar una cebolla a tu shampoo preferido, dejarlo reposar 15 días y después usarlo normalmente. También estuve protegiéndolo mucho del sol y cada que podía, tratar de tenerlo recogido o en una trenza.

Antes/Después del corte.
En la segunda foto mi cabello ya comenzaba a verse más sano y con un poco más de brillo,


Después de ser muy constante con esos pequeños remedios, en realidad estaba feliz pues se veían resultados, ahora mi cabello no tenia puntas abiertas y se sentía muy suave :) venía la parte que tanto estaba esperando. Siempre quise tener mi cabello de muchos colores diferentes no naturales, investigue mucho sobre las decoloraciones e incluso pregunté en varias estéticas pero me resultó muy costoso además de que me prometí ya no gastar tanto, así que tomé el riesgo y lo hice yo misma. Confieso que tenía miedo de arruinarlo y hasta quedarme calva, pero no pasó, por suerte. Decidí hacer un tipo degradado (fail) ya que no quería tocar las raíces. Este fue el resultado:


En realidad no se veía tan naranja como en la foto, era mas un rubio claro, y miren ¡Mi cabello creció mucho!

Después de eso decidí teñirlo de un morado, así que compre el tinte Ion Color Brilliance, que por cierto no me gustó para nada, tenía una consistencia muy espesa lo que hizo que me tardara millones de años en aplicarlo uniformemente ¿alguien más ha usado Ion?


Yo me esperaba un morado bastante oscuro, osea, ya saben... morado, pero el resultado final no me disgustó. (Las tonalidades se ven diferentes por que son con la cámara trasera/delantera, ya saben que cada una se ve como se le da la gana jaja, pero la real es la primera).

De eso ya han pasado dos semanas y ahora mi cabello es un color entre lila/gris, quiero destacar que después de lo que le hice no se maltrató tanto como creía.
La verdad creo durar mucho tiempo más con esta obsesión de cambiar de color mi cabello, y aunque me gusta mucho mi café natural, también amo los tintes jaja.
Nos estamos leyendo 






















4 comentarios :

  1. Tenerlo sano ayuda a motivarse a querer teñirlo hahah pero oye, la vida es muy corta para tener el cabello aburrido ♥

    ResponderEliminar
  2. Eso hice yo, lo cuide un monton para decolorarlo de nuevo jajaja a mi me sirvio mucho el aceite de coco, los aceites asi de cualquier tipo me funcionaron muy bien. Ahorita estoy probando una crema de loquay muy buena de chocolate. Ahi luego la subo al blog para que la cheques :) saludos

    ResponderEliminar